lunes, 11 de enero de 2010

Obama – Zapatero ¡espectacular!



El 2009 tuvo un final triste. El fracaso de la conferencia de Copenhague nos dejó a todos abatidos, sumidos en un sopor del que apenas podíamos salir; ¿qué iba a ser ahora de nuestro planeta? ¿dónde podríamos poner los pies, que no nos quemáramos? En nuestra pesadumbre solo brillaba una tenue esperanza, la profecía de Lady Pachín: cuando en el mundo mandaran un bobo negro y un bobo suprasahariano, se produciría una conmoción cósmica.


Pero estábamos ciegos. Esta misma mañana el propio ministro de exteriores, Excmo. Sr. Morotinos, demostraba su ceguera. Dijo que Zapatero ya llevaba 10 días como presidente giratorio de Europa, y todo seguía funcionando. Su extrañeza era lógica. Sólo 24 horas después de que las bombas depositaran a Zapatero en la Moncloa, ya todo había dejado de funcionar.

Yo también me extrañé. Si Europa seguía funcionando, es que éste no es mi Zapatero. Y recordé la profecía de Lady Pachín. Algo había cambiado en el Universo. Entonces vi claro. No solo Europa había resistido 10 días con Zapatero al frente. La conjunción cósmica Obama-Zapatero la había recibido el planeta con un frío gélido. Según las primeras estimaciones, este frío podrá retrasar el calentamiento unos diez millones de años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada